30 diciembre 2011

Cuento de la India


Había una vez un rico mercader que tenía cuatro esposas. Él amaba más a su cuarta esposa y la adornaba con ricas vestiduras y la trataba con exquisiteces. Tuvo gran cuidado de ella y le dio todo lo mejor.

También, amaba mucho a su tercera esposa. Estaba muy orgulloso de ella y siempre quería mostrarla a sus amigos. Sin embargo, el comerciante tuvo siempre un gran temor de que pudiera huir con otros hombres.

También amaba a su segunda esposa. Ella era una persona muy considerada, siempre paciente y confidente del comerciante. Cada vez que el comerciante se enfrentaba a problemas siempre se dirigía a su segunda esposa, ella siempre lo ayudaba y apoyaba en los momentos difíciles.



La primera esposa del comerciante era una compañera muy leal , hacía mucho para mantener tanto la riqueza y los negocios, así como el cuidado de la casa. Sin embargo, el comerciante no amaba a su primera esposa y aunque ella le amaba profundamente, él apenas se fijaba en ella.

Boda India


Un día, el comerciante se puso enfermo. En poco tiempo, supo que iba a morir pronto. Pensó en su vida de lujo y se dijo: "Ahora tengo cuatro esposas conmigo. Pero cuando muera, estaré solo. ¡Qué solo voy a estar!"


Así que le pregunto a su cuarta esposa, "Te he dotado con las mejores vestimentas y te he cuidado con esmero. Ahora que estoy muriendo, ¿estarías dispuesta a seguirme y ser mi compañía?" "De ninguna manera!" contestó la cuarta esposa y se alejó sin decir más. La respuesta corta como un cuchillo llegó al corazón del comerciante.


 Ragini Saveri, Wanaparti.
El comerciante triste le preguntó a su tercera esposa, "yo te he amado tanto durante toda mi vida. Ahora que estoy muriendo, ¿estarías dispuesta a seguirme y ser mi compañía?" "¡No!" respondió a su tercera esposa. "La vida es tan buena aquí! Me voy a casar de nuevo cuando te mueras!" El corazón del comerciante se hundió y se puso frío.

Luego le preguntó a su segunda esposa: "Siempre he venido a ti por ayuda y siempre me has ayudado. Ahora necesito tu ayuda otra vez. Cuando yo muera, ¿estarías dispuesta a seguirme y ser mi compañía?" "Lo siento, no puedo ayudarte esta vez!" contestó la segunda esposa. "A lo sumo, sólo puedo acompañarte hasta la tumba." La respuesta vino como un relámpago el comerciante estaba devastado.


Entonces una voz gritó: "Voy a vivir contigo yo te seguiré dondequiera que vayas.".

El comerciante levantó la vista y allí estaba su primera esposa. Estaba tan flaca, casi como desnutrida. Profundamente afectado, el comerciante dijo: "debería haber cuidado mejor de ti, mientras podía haberlo hecho!"

En realidad, todos tenemos cuatro esposas en nuestras vidas.

La cuarta esposa es nuestro CUERPONo importa cuánto tiempo y esfuerzo invirtamos en hacerlo lucir bien, nos deja al morir.

Nuestra tercera esposa son nuestras POSESIONES, condición social y riqueza. Cuando morimos, todos se van a otras personas.

La segunda esposa es nuestra FAMILIA Y AMIGOS. No importa lo cerca que habían estado allí para nosotros cuando estamos vivos, lo más que podrán hacer es acompañarnos hasta el sepulcro.

Mercader y su primera esposa




La primera esposa es nuestra ALMA, a menudo la descuidamos en nuestra búsqueda de lo material, la riqueza y el placer sensual. 


¿Adivinen qué? 


En realidad, es lo único que nos sigue donde quiera que vayamos.Tal vez sea una buena idea para cultivar y fortalecer lo que ahora en lugar de esperar hasta que estemos en nuestro lecho de muerte que lamentar.





Fotografía de  Ragini Saveri, Wanaparti. Proviene de Indian Folk Painting from the collection of the Jagdish and Kamla Mittal Museum of Indian Art, Hyderabad, at the CMC Art Gallery in New Delhi, March-Apr, 1990)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...